FANDOM



Yog-Sothoth310px-Yog-Sothoth
Nombres La Puerta y el Dintel, la Llave y la Puerta, el Que Abre el Camino, el Todos-en-Uno y el Uno-en-Todos,

'Umr at-Tawil

Edad Incontables eones
Nacimiento No se sabe donde ni cuando.
Raza Dios Exterior
Altura En kilómetros
Peso En toneladas
Alineación Caótico Neutral
Rama Dios Antiguo
Conocidos Cthulhu (aliado) , Nyarlathotep, Azathoth (Dioses Exteriores).

Yog-Sothoth, a veces nombrado como "el Que Acecha en el Umbral", es un Dios Exterior que gobierna o gobernó el Universo conjuntamente con Azathoth. Parece tener control sobre el espacio y el tiempo, y se suele decir que Yog-Sothoth "es la puerta por la que regresarán los Primigenios".

OrígenesEditar

No se saben a ciencia cierta, pero a veces se menciona que es hijo de un ente conocido como la Niebla Innominada. No obstante, se suele decir que no ha nacido, sino que siempre ha existido y siempre existirá.

Se describe su físico como un conglomerado de esferas iridiscentes que conceden distintos favores, aunque puede adoptar otras formas.

Yog-Sothoth es un Dios extraño y huraño. Nadie sabe nada sobre él con seguridad, pero los que aseguran conocer su historia a veces afirman que es padre de Cthulhu, Hastur, y otro Primigenio llamado Vulthoom. También que engendró a los dioses gemelos Nug y Yeb dentro del útero de Shub-Niggurath, pero la paternidad de esas blasfemias gemelas siempre se ha discutido entre Yog-Sothoth y Hastur el Innombrable (siendo este último la opción más aceptada, ya que Hastur es el "marido" de Shub-Niggurath).

Al parecer, Yog-Sothoth permitió la llegada de los Dioses Primigenios a la Tierra, y cayó junto con ellos con la llegada de los Dioses Arquetípicos, aunque la cárcel de Yog-Sothoth, como muchos otros datos sobre él, se desconoce.

A veces se dice que los Arquetípicos lo expulsaron más allá de esta dimensión, a un lugar donde convergen el tiempo y el espacio, y donde la intensa gravedad resultante lo mantiene atrapado (como lo que sucede en un Agujero Negro). También se dice que fue sepultado bajo el Monte Sinaí, y que, haciéndose pasar por Yavhé, engañó a Moisés para que lo liberase.

Los hechiceros pueden convocar a Yog-Sothoth para pedirle favores, aunque la invocación solo es temporal, y el dios acaba regresando a dondequiera que habite. Existe una manera de invocarlo permanentemente recitendo un ritual conocido como el Noveno Verso, que se encuentra en El Necronomicón de al-Hazred. Sin embargo, si no se recita de la manera adecuada podría traer terribles consecuencias.

Los hechiceros que tratan con Yog-Sothoth a cambio de poder suelen acabar perdiendo su alma, la cual es atrapada por el dios, quien la poseerá durante toda la eternidad. Tal vez sea por esto que Yog-Sothoth no sea adorado en el Culto jaedenista, aunque se le suela nombrar con respeto.